ZONA180
image name

¿Qué hay después de la muerte?

VidaMuerte

¿Qué hay después de la muerte?

Aunque esta pregunta no sea de nuestro interés ahora, no podemos ignorar que acabará por llegarnos el día de tener que afrontar esta realidad. Desde los faraones egipcios hasta los animistas de Sudamérica, todas las culturas han procurado encontrar una respuesta a esta inquietud. El culto a los antepasados en oriente y las espeluznantes sesiones de espiritismo son peligrosas formas de aprovecharse del genuino interés que hay por saber que pasa después de la muerte.

Que es un tema siempre actual lo demuestra la enorme acogida que en su día tuvo el libro El Cielo es real. En 2012 se habían vendido un millón de copias tan solo en formato electrónico y el 16 de abril de 2014 se estrenó una película con el mismo nombre. El libro, en resumidas cuentas, es la historia de un niño de 4 años de edad, que tras haber estado muerto volvió a la vida.

Una de las respuestas más exactas a la pregunta sobre lo que hay tras la muerte la escribió el sabio rey Salomón hace unos 3.000 años: «Entonces volverá el polvo a la tierra cómo lo que era y el espíritu volverá a Dios que lo dio». Esto nos lleva al relato de la creación, donde leemos que Dios formó al hombre del polvo de la tierra y luego sopló en su nariz espíritu de vida, haciendo de él un ser viviente. Estas tres dimensiones del ser humano, espíritu, alma y cuerpo son separadas cuando una persona muere.

La primera muerte es cuando el espíritu del hombre se separa de Dios a causa del pecado. La segunda separación es cuando el alma deja el cuerpo en la muerte física. Existen muchos relatos de personas que han vuelto a la vida después de la muerte. Algunos perciben a distancia lo que sucede alrededor de sus cuerpos y otros dicen que pasan por un túnel. Sea como fuere, lo importante es saber que el alma con el espíritu muerto siempre va «hacia abajo», al lugar de los muertos, llamado en hebreo Seol y en griego Hades. Sólo el que tiene un espíritu nacido de nuevo va «hacia arriba», porque el espíritu vuelve a Dios quien lo dio.

Nuestro hijo Marcus murió unos pocos días antes de cumplir doce años. Cuando tenía cinco tuvo conciencia de la realidad de Dios había pedido recibir a Jesús como su Salvador y entonces nació su espíritu de nuevo. Cuando llegué al hospital donde había fallecido, estaba mi esposa sentada en la cama, al lado de su cuerpo sin vida. La habitación estaba llena de una paz sobrenatural cuando ella me dijo: “siéntate a mi lado porque ángeles le están llevando al cielo”. Muchas cosas que luego sucedieron comprobaron que esto era verdad.

En otra ocasión hablaremos de qué pasa con el cuerpo cuando vuelve como polvo a la tierra. Por ahora, asegúrate que estás preparado para la muerte. Recibe a Jesús como tu Salvador y deja que El haga nacer tu espíritu de nuevo.

Ivar Svensson
Pastor evangélico

«Ya no soportaba más»
El niño milagro
El diagnóstico cambió
Decidí luchar creyendo
La depresión se fue
Completamente libre
24 horas a tu disposición
Su vida era la noche.
cliquea para conocer lo que sucedió
Escucha el dramático relato de Celsa pichando aquí
¿Puede un joven experimentar depresión? Entra y conoce esta historia
Las hernias no se curan por sí solas ¿o sí?
«Despertaba por las noches solo para fumar» Cliquea y conoce su historia
«A pesar de la fama estaba vacío» Luis García
«Soñaba con el diablo»
«Buscaba la manera más rápida de quitarme la vida»
Y el milagro sucedió..

Después de la muerte, después de la muerte, después de la muerte, después de la muerte, después de la muerte, después de la muerte, después de la muerte, después de la muerte, después de la muerte, después de la muerte, después de la muerte, después de la muerte, después de la muerte, después de la muerte, después de la muerte, después de la muerte, después de la muerte, 

Hosanna

Después de la muerte, después de la muerte, después de la muerte, después de la muerte, después de la muerte, después de la muerte, después de la muerte, después de la muerte, después de la muerte, después de la muerte, después de la muerte, después de la muerte, después de la muerte, después de la muerte, después de la muerte, después de la muerte, después de la muerte,