ZONA180
image name

Completamente libre

Libre-800533Comencé con las drogas siendo muy joven. A los 14 años me inicié en el hachís, más que nada para sentirme aceptado en el grupo. Quise probar nuevas sensaciones, y poco a poco me fui adentrando en el mundo de la noche donde me enganché a la cocaína. Yo pensaba que controlaba, pero llegué a engancharme tanto, que una vez estuve tres días seguidos drogándome y bebiendo a la vez. Esto pasó estando en el pueblo de vacaciones. Tuve mucho miedo. No me atrevía a asomarme a la ventana, porque me venían fuertes pensamientos de suicidio a la cabeza que decían: «No vales nada, eres un drogadicto, no te quiere nadie». Ese día, de repente, mis ojos empezaron a dar vueltas y sentí como me tragaba la lengua. Llamé como pude a mi madre, me socorrieron y después estuve varios días inconsciente. A partir de ese momento dejé la cocaína, pero no el hachís.

Más adelante, estando ya en Madrid, comencé a oír hablar acerca de Dios. Por entonces llevaba 24 años drogándome. Descubrí cosas nuevas y diferentes, algunas chocantes, pero a la vez buenas y agradables. En ese tiempo fui a un campamento durante el cual tuve muchos deseos de fumar, pero me resultaba imposible ya que siempre había gente a mí alrededor. Por eso al volver del campamento, estando en casa, quise desahogarme. Fue cuando vi el gran milagro que Dios había hecho en mi vida. Me preparé un vaso con hielo y alcohol, me hice unos cuantos porros para fumármelos y los puse sobre una Biblia que solía tener en el servicio. Entonces, al coger el vaso, en lugar de bebérmelo, inexplicablemente lo tiré por el lavabo. Acto seguido empecé a romper todos los porros que había preparado, y los tiré al retrete. Llamé extrañado a mi mujer, le enseñe lo que había hecho y no se lo podía creer.

Desde ese momento fui completamente libre de drogas y alcohol, hasta el día de hoy. Doy muchas gracias al Señor por ello.

José Esposito

¿Quieres conocer su historia? pincha aquí
Conoce toda su historia entrando aquí
Algo le impulsaba a arrojarse al vacío
«me encontré conduciendo por el carril contrario»
«Llevé mi vida a la ruina»
«Me arrebataron el sueño de mi vida»
La situación se volvió insostenible
«Tenía el aspecto de un indigente»
«Estaba lleno de odio y deseo de venganza»
24 horas a tu disposición
«Ya no soportaba más»
El niño milagro
El diagnóstico cambió
Decidí luchar creyendo
La depresión se fue
Completamente libre